• 10 de abril de 2017
es

¡Ser como un niño frente a Dios!

La Hna Diana desde el Punto Cora­zón de Costa Rica, nos recuerda la belleza de tener un cora­zón de niño.

Qui­siera hablar­les de mi pequeño Amigo Bran­don, este niño tiene 5 años. Es un niño hiperac­tivo, que tiene una vida bas­tante difí­cil, su manera de expre­sar su cariño es un poco brusca y su gran sufri­miento es no saber con­tro­lar sus emo­cio­nes, su gran ale­gría es poder pasar tiempo en el Punto Cora­zón, si fuera por él pasa­ría sus días aquí.
Bran­don apren­dió a rezar el Rosa­rio. Es impre­sio­nante y me con­mueve verlo rezar, es un momento único, está tran­quilo con su Rosa­rio en la mano, con­tando Ave María por Ave María con sus peque­ñas mani­tos y muy atento espe­rando que le toque el turno de rezar, cuando este momento llega él dice: “yo le quiero pedir a la Vir­gen­cita por mi tío para que ya no viva más en la calle”.
Hace unos días su mamá tuvo una urgen­cia y nos pidió cuidar a Bran­don, él feliz de que­darse en nues­tra casa, des­pués de un largo rato de jugar juntos nos sen­ta­mos para hacer las tareas de la escuela, un gran silen­cio habita nues­tro tra­bajo, cuando de repente Bran­don me mira y comienza a oler y me dice: “Her­mana ¿usted huele? ¿Puede oler? Mmm qué bueno...huele aquí...”
Yo le digo mmm no huelo a nada... él me dice: “sí, Her­mana, aquí huele bien rico a Jesús, huele como aquél día cuando fuimos a visi­tar la Vir­gen­cita, ¿se acuerda? En esa Igle­sia grande, grande...”
Es her­moso per­ci­bir el amor de este niño tan puro, tan bello, y que lucha contra sus emo­cio­nes vio­len­tas en la escuela, este niño que no tiene una vida fácil pero que Dios le per­mite vivir momen­ti­tos de cielo.
Bran­don ilu­mina mis días, cuando lo veo es impo­si­ble no amarlo, cuando me ve me dice: “Her­mana ¿cuándo me lleva a la Misa? Yo quiero ir a su casa para rezar el Rosa­rio, yo quiero ser Mongo, como usted cuando sea grande” ( ¡que­riendo decir Monje! ). Esto me con­mueve y me per­mite des­cen­der y sen­tirme como un niño frente a Dios.


Volver