Servidoras de la Presencia de Dios
Servidoras de la Presencia de Dios
Hna Albana con Sofía y Carlitos en Perú

Misión

de las Servidoras de la Presencia de Dios

"Vivan ple­na­mente su ofrenda a Dios, para que este mundo no esté pri­vado de un rayo de la belleza divina que ilu­mina el camino de la exis­ten­cia humana." (Juan Pablo II, Vita Con­se­crata)

Al inicio de todo, está la expe­rien­cia de com­pa­sión vivida en el seno del movi­miento Puntos Cora­zón que llevó a algu­nas jóve­nes a desear encar­nar este carisma en una vida reli­giosa.

Las her­ma­nas viven en peque­ñas comu­ni­da­des de cinco o seis per­so­nas. Rela­cio­nes ver­da­de­ras y sim­ples per­mi­ten que su amis­tad sea una real com­pa­ñía para sus vidas, una ayuda para su cami­nar hacia Dios.

Sus jor­na­das están mar­ca­das por tiem­pos de ora­ción, de vida comu­ni­ta­ria y per­so­nal.

Ellas encar­nan el carisma de com­pa­sión :

  • visitando a sus vecinos y en particular a los que sufren y a los que están solos.
  • abriendo sus casas a todos, ofreciendo su amistad.
  • trabajando en la evangelización y en la educación de los que les son confiados.
  • estando al servicio de la Obra Puntos Corazón.

Las Ser­vi­do­ras de la Pre­sen­cia de Dios tienen casas en Fran­cia, en Perú, en El Sal­va­dor y en Argen­tina.


Hna Maria Emanuel con la abuela Victoria (101 anos) y su familia Escuela de Comunidad con los Amigos de los niños de Perú Hna Clara con jóvenes del pueblo Hna Paola, El Salvador Hna Josette, Francia
Volver