Servidoras de la Presencia de Dios
Servidoras de la Presencia de Dios
Hna Haifa

Espiritualidad

Disponibilidad

A la escuela de la Virgen María, las Ser­vi­do­ras de la Pre­sen­cia de Dios quie­ren con­ser­var el cora­zón abierto a la volun­tad de Dios, y acogen la rea­li­dad tal como se pre­senta. Buscan estar aten­tas a las nece­si­da­des de las per­so­nas y del país en donde están implan­ta­das, afín de poder res­pon­der lo mejor posi­ble a las nece­si­da­des de las per­so­nas que les son con­fia­das.

Amistad

Lo pri­mero que las her­ma­nas pro­po­nen a las per­so­nas es su amis­tad. Ellas buscan acoger ple­na­mente a cada uno en su dife­ren­cia, y a través de su amis­tad, apa­sio­narse por sus vidas y ayu­dar­les a crecer en huma­ni­dad.

Asombro

Ellas buscan con­ser­var un cora­zón de niño que sabe mara­vi­llarse delante de la rea­li­dad que le rodea. Buscan tener una mirada capaz de ver en cada uno y en toda la rea­li­dad, lo que es bello y bueno.

Hospitalidad

Las casas de las her­ma­nas quie­ren ser «Beta­nias» para las per­so­nas que son aco­gi­das. Ser luga­res en donde cada uno esté aco­gido tal como es, y en donde cada uno pueda encon­trar la paz y un oído atento para ser escu­chado.


Hna Faustina y Raúl (El Salvador) Votos perpetuos de Hna Myriam Laudes al amanecer, Guayabo Hna Clara y Ana, El Salvador
Volver