• 5 novembre 2014
fr fr

Beato Pablo VI, ruega por nosotros

Paul VI servant les enfants à table, 1966

Haz que tu corazón sea (...) inmenso, capaz (...) de amar a todo el mundo, al bueno porque es bueno, al malo para sanarlo, al pequeño porque debe ser com­pren­dido tal como es, al grande por su ver­da­dera gran­deza ; a todos con un mismo prin­ci­pio : el amor.
(Pablo VI, Miércoles Santo 1961)

El bien que más cuenta es la ayuda dada por cami­nos humil­des y a menudo des­co­no­ci­dos para socor­rer las pequeñas angus­tias dema­siado a menudo olvi­da­das en los gran­des proyec­tos de reforma social.
(Pablo VI, Miércoles Santo 1959)

En el vía crucis apren­de­mos a curar, a servir al sufri­miento, sea cual fuere... El vía crucis es una escuela de com­pa­sión... El corazón cris­tiano, al ritmo del corazón de Cristo, aprende a latir en armonía con aquel que se encuen­tra en la nece­si­dad, en el dolor, en la des­gra­cia.
(Pablo VI, Viernes Santo 1975)


Revenir au début