• 13 de agosto de 2014
es fr

Argentina: Diapo-foto del campamento de invierno en Córdoba

La his­to­ria de este grupo, « La Cate » (el nombre viene cate­dral) inició con algu­nos amigos que desea­ban com­par­tir su vida cris­tiana. Es así que comen­za­ron a reu­nirse cada sábado. Con los años, los amigos de los amigos, los her­ma­nos y her­ma­nas, los primos y primas se jun­ta­ron a ellos, y hoy el grupo cuenta con 300 jóve­nes que se cono­cen todos como si fueran de una sola famí­lia.

Con Puntos Cora­zón, les encon­tra­mos cada vez en el momento de los cam­pa­men­tos (en invierno y en verano) gra­cias a un ex-volun­ta­rio de Puntos Cora­zón que per­te­ne­cía al grupo y que deseaba que sus dos famí­lias de cora­zón se encon­tra­ran. Es real­mente un ambiente muy lindo: gui­ta­rra y canto todo el dia, mate que roda y roda, amis­tad y tiem­pos de ora­ción. Uno de los ani­ma­do­res levanta la mano y todos se callan pues es la hora de rezar, de la misa, de com­par­tir a partir de un texto, de hablar de su fe, de sus ale­grias, de sus difi­cul­ta­des. Dos sacer­do­tes, entre ellos P Eduardo de Puntos Cora­zón, con­fe­sa­ron todo el tiempo durante los tres dias del cam­pa­mento.

Una noche, durante una velada y entre dos sket­chs, una joven me pre­guntó : « ¿Cómo puedo estar más cerca de Dios ? » Su deseo de Dios crece en esta bella expe­rien­cia de vida, de fe y de juven­tud.

Marie N., pos­tu­lante


Volver